Centro Docente Privado Concertado Karol Wojtila

Autor de la obra: 
Francisco F. Muñoz Carabias - D. Arquitecto.
TRAZA ARQUITECTURA www.traza-arquitectura.com
Arquitectos colaboradores:
Ángel Niso Ruiz,
Javier Jerez González, Fernando González Derecho (Arquitectos) María Blanca García Sanz Carlos Tadeo Baciero (Estructuras) Manuel Rodrigo Gutiérrez de la Cámara (Delineación)
SUPERFICIE CONSTRUIDA
Edificio Docente: 7.862,36 m2  (1ª FASE: 5587,69 m2)
Pabellón cubierto: 1.810,99 m2
Total: 9.673,36 m2
FECHA DE INICIO DE LA OBRA
15 de febrero de 2017
FECHA DE FINALIZACIÓN DE LA OBRA
16  de agosto de 2017 (1ª FASE. Edificio Docente)
FACHADA POLICARBONATO: SUMPLASTECNIC-RODECA
MATERIAL: SISTEMA DE POLICARBONATO

Todo centro educativo alberga la promesa inicial de experimentar el espacio de un modo distinto a la morada que habitábamos desde nuestro nacimiento. El niño despojado de esa protección comienza a establecer nuevas relaciones entre iguales y adultos distintos a sus progenitores a  la vez que explora ámbitos más amplios que la escala doméstica. Quien no recuerda su primera escuela, ese aula y pupitre donde pasaba horas interminables al lado de los compañeros, mirando la pizarra, el libro de texto o por la ventana del segundo piso que daba a la calle.Y junto a eso, una luz definida, concreta, única, dando sentido a la memoria de esa escena.

En estos primeros años, las sensaciones son más acusadas, profundas y conformadoras del carácter. Cuanto de lo que somos se lo debemos a esos momentos, a esas atmosferas que iban llenando nuestras percepciones dándoles forma.
El Colegio KW (Karol Wojtila) de Seseña en Toledo se ha pensado desde estos propósitos. La importancia del espacio donde se produce el aprendizaje. La luz que baña los rincones de las aulas como refuerzo de esa pedagogía. Una pedagogía donde la claridad de los contenidos encuentra su razón de ser en el contexto donde se produce. Fruto de un anteproyecto ganador de un concurso convocado por la Consejería de Educación de Castilla La Mancha, el Centro debe dar respuesta a una demanda creciente de equipamientos educativos en “El Quiñón”, barrio-ciudad de bloques de viviendas ejemplo del desarrollo urbanístico de las últimas décadas. Situado en el límite de este sector, su extremo norte lo ocupa un parque que servirá de telón de fondo para orientar hacia allí las aulas.
Desde un primer momento su condición de equipamiento se denota por contrastar con el resto de los edificios significándose en un prisma blanco, luminoso y lúdico, expresión esta última muy ligada a sus singulares huecos circulares de distintos tamaños de sus fachadas sur y oeste. De planta cuadrada en su base y tres alturas de alzado, las dos últimas se ordenan en tres bloques paralelos a la calle de acceso conectados por dos pasarelas de comunicación y servicios (albergan las escaleras, ascensor, aseos y despachos de profesores). El conjunto en total se concibe de este modo como una retícula de múltiples conexiones que favorece las posibles alternativas de acceso a las aulas en función de los ciclos formativos, así como la facilidad de desalojo y evacuación en caso de emergencia.

Piel metálica, fachada ventilada
Se establece como estrategia general para resolver toda la piel del edificio, que los distintos cerramientos que la componen se vayan acometiendo por el acoplamiento de sucesivas capas. Este sistema de montaje permitió desde un primer momento, el escalonado de trabajos dentro de la obra. Ya en la propia estructura antes comentada este proceso se fue estableciendo, pero es con la ejecución de la estructura auxiliar necesaria para la colocación del resto de la fachada donde se consolida Una estructura auxiliar ideada como un entramado horizontal de tubos independiente de los distintos materiales que posteriormente iba a recibir, atendiendo solo a las condiciones de contorno estableciendo una distancia fija a los ejes de estructura como punto referencia para su ejecución. Mediante capiteles fijados a los pilares los tubos estructurales se fijan en continuidad o apoyo en dilatación en función del estudio de las distintas dilataciones de la fachada.
Esta, se presenta en distintos acabados y capas según la orientación donde se disponga y los usos que cumpla. A norte, la captación de luz es lo fundamental y abunda una doble piel de SISTEMA DE POLICARBONATO   60+e+40mm mm coincidiendo con las aulas en toda su altura. A sur, se mantiene la utilización del policarbonato y vidrio en carpinterías de aluminio, pero interponiendo por el exterior chapa perforada que tamiza según los ángulos la entrada del sol.
A este y oeste, esa chapa, minionda de color blanco, se transforma en opaca fijada mediante rastreles a un panel sándwich de 60 mm de aislamiento formando de este modo una capa ventilada al exterior. Siguiendo este mecanismo de solapamiento de pieles, los huecos exteriores se disponen de distintas formas y tamaños, siendo los más singulares los de círculos que aleatoriamente van “perforando” este prisma blanco como seña de identidad del colegio en su apertura lúdica a la realidad cambiante a distintas edades. Unos agujeros por donde se mira al mundo de otra manera.

Centro Docente Karol Wojtila
sistema policarbonato doble piel
Previous
Next

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Posts Relacionados

Deja un comentario